Productos que has visto

Diamantes cultivados en laboratorio

Post 94

Cuando se trata de diamantes, la distinción y los precios extravagantes siempre han sido bienvenidos, pero a medida que la tecnología avanza tratando de igualar a la naturaleza la piedra preciosa definitiva: El diamante, está siendo objeto de adaptación a los tiempos modernos.

Un diamante es un trozo de carbón que se forma bajo presión y se extrae de lo más profundo de la tierra. Actualmente se halla en el centro del debate en qué condiciones se obtiene y dado que la tecnología ha evolucionado tan rápidamente en los últimos años, la industria ha sido testigo de un auge de los diamantes cultivados en laboratorio..... seguir leyendo......

Más detalles

Diamantes cultivados en laboratorio

Diamantes cultivados en laboratorio

Cuando se trata de diamantes, la distinción y los precios extravagantes siempre han sido bienvenidos, pero a medida que la tecnología avanza tratando de igualar a la naturaleza la piedra preciosa definitiva: El diamante, está siendo objeto de adaptación a los tiempos modernos.

Un diamante es un trozo de carbón que se forma bajo presión y se extrae de lo más profundo de la tierra. Actualmente se halla en el centro del debate en qué condiciones se obtiene y dado que la tecnología ha evolucionado tan rápidamente en los últimos años, la industria ha sido testigo de un auge de los diamantes cultivados en laboratorio..... seguir leyendo......

Enviando, espera por favor...

¡Tu pregunta ha sido enviada! Te contestaremos tan pronto como sea posible.

¡Lo siento! Ha ocurrido un error enviando tu pregunta.

Mas

Se trata de piedras preciosas que son química y estéticamente idénticas a las que se extraen de la tierra pero que, a diferencia de éstas, pueden producirse en cuestión de meses.

Teniendo en cuenta que las generaciones más jóvenes tienen un concepto ecológico más arraigado y son las que se acercan a la edad de comprar diamantes, muchos sostienen que este método es más respetuoso con el medio ambiente y es la mejor manera de proporcionar a quienes los compran su piedra preciosa favorita.

Las piedras sintéticas se vienen fabricando desde el siglo XIX pero el reto de crear un diamante de tamaño considerable ha sido eludido durante mucho tiempo por los científicos. Así como los rubíes, zafiros y esmeraldas de laboratorio se han convertido en algo muy buscado, los diamantes siguieron manteniéndose como un símbolo de rareza y lujo.

Hay dos maneras de "cultivar" diamantes: la primera es aplicando altas temperaturas y presiones en una cámara de microondas  para transformar el carbono en diamante. El segundo método es simiklar a una impresión en 3D donde las piezas de carbono se colocan en capas sobre una semilla de diamante en una cámara de vacío.

Evidentemente, ninguno de estos dos procesos es ecológico ya que requieren el uso de una enorme cantidad de energía para funcionar. Pero la tecnología ha avanzado tanto ahora que los expertos requieren una máquina para distinguir entre una piedra sintética y una extraída.

Y mientras los consumidores conocen que los diamantes sintéticos son menos auténticos y valiosos que los naturales, hoy en día se los ve como una manera de acceder a diamantes más grandes a precios más bajos.

La gente más joven se muestra más a favor de los diamantes sintéticos por lo que se ha divulgado del lado más oscuro de la minería. Entre los principales productores de estos diamantes se encuentra el actor Leonardo Di Caprio, así como los fundadores de Facebook y Twitter. Ellos sostienen que cuando vas a una joyería y pides ver un diamante, aproximadamente unas treinta y dos personas han tocado el diamante antes de que llegue a tus manos y es imposible rastrearlas. En el caso de los diamantes cultivados en laboratorio, van directamente de la fábrica al joyero.

Hoy en día los productores de estos diamantes tratan de difundir el enorme impacto ambiental que provoca la minería, más que cualquier otra actividad humana. Para extraer un solo quilate de diamante se deben desenterrar 250 toneladas de tierra con la consiguiente contaminación del aire.

Actualmente se considera que la forma más ecológica de comprar diamantes es no comprar diamantes nuevos, sintéticos o naturales. Muchas piedras de segunda mano están disponibles tanto a nivel minorista como en subasta y los joyeros dan rienda suelta a su imaginación para rediseñar joyas antiguas y transformarlas en modernas.

El mundo moderno va evolucionando permanentemente y las nuevas generaciones basadas en un concepto totalmente ecológico y ético son cada vez más cercanas a usar joyas con gemas producidas en laboratorios. Sin embargo, todavía existen muchas personas que sólo consideran valioso un diamante obtenido de la explotación minera.

Reseñas

No hay reseñas de clientes en este momento.

Escribe tu opinión

Diamantes cultivados en laboratorio

Diamantes cultivados en laboratorio

Cuando se trata de diamantes, la distinción y los precios extravagantes siempre han sido bienvenidos, pero a medida que la tecnología avanza tratando de igualar a la naturaleza la piedra preciosa definitiva: El diamante, está siendo objeto de adaptación a los tiempos modernos.

Un diamante es un trozo de carbón que se forma bajo presión y se extrae de lo más profundo de la tierra. Actualmente se halla en el centro del debate en qué condiciones se obtiene y dado que la tecnología ha evolucionado tan rápidamente en los últimos años, la industria ha sido testigo de un auge de los diamantes cultivados en laboratorio..... seguir leyendo......

30 productos de la misma categoría: