Productos que has visto

La joyería detrás de las historias de amor de la realeza

Post 100

En sus casi 300 años de existencia la Casa Garrard ha creado algunas de las joyas más exquisitas de la familia real inglesa. Desde 1735 esta casa ha mantenido una estrecha relación con los miembros de la realeza británica.
Convertido en el joyero oficial de la corona desde 1843 se le ha confiado la creación de elegantes piezas para las ocasiones más románticas de la familia.

Desde el fabuloso diamante de la boda de la reina Alexandra de Dinamarca hasta el broche de zafiro de la reina Victoria, estas maravillosas piezas se han transmitido de generación en generación. Basados en su importancia y su belleza atemporal continúan inspirando las colecciones contemporáneas de esta casa. 

A continuación detallamos algunas de esas historias.... seguir leyendo......

Más detalles

La joyería detrás de las historias de amor de la realeza

La joyería detrás de las historias de amor de la realeza

En sus casi 300 años de existencia la Casa Garrard ha creado algunas de las joyas más exquisitas de la familia real inglesa. Desde 1735 esta casa ha mantenido una estrecha relación con los miembros de la realeza británica.
Convertido en el joyero oficial de la corona desde 1843 se le ha confiado la creación de elegantes piezas para las ocasiones más románticas de la familia.

Desde el fabuloso diamante de la boda de la reina Alexandra de Dinamarca hasta el broche de zafiro de la reina Victoria, estas maravillosas piezas se han transmitido de generación en generación. Basados en su importancia y su belleza atemporal continúan inspirando las colecciones contemporáneas de esta casa. 

A continuación detallamos algunas de esas historias.... seguir leyendo......

Enviando, espera por favor...

¡Tu pregunta ha sido enviada! Te contestaremos tan pronto como sea posible.

¡Lo siento! Ha ocurrido un error enviando tu pregunta.

Mas

Broche de zafiro y diamantes del príncipe Alberto: 
La historia del príncipe Alberto y la reina Victoria es posiblemente la más romántica de la familia real, y en ella se destaca el broche de bodas de la Casa de Garrard. El diseño, que consta de un gran zafiro dorado en su centro y 12 diamantes redondos alrededor, fue obsequiado originalmente por Albert a Victoria el día antes de su ceremonia de boda. Siguió siendo una de las posesiones más preciadas de Victoria a lo largo de su vida y fue designada como una reliquia de la Corona en su testamento. Desde entonces, la reina Isabel II lo ha heredado y, a menudo, se la puede ver llevándolo en los eventos estatales. 

Tiara de las Niñas de la Reina Mary de Gran Bretaña e Irlanda:
Esta fabulosa tiara lleva el nombre del comité de damas que lo encargó como regalo de boda para la Reina Mary en 1893. La pieza fue ligeramente modificada en 1914 y la Reina Mary continuó la tradición romántica y entregó la tiara como regalo de bodas a su nieta, la princesa Elizabeth en 1947. La reina la ha utilizado en muchos retratos y monedas y se dice que es una de sus joyas más preciadas.

Tiara Cambridge Lover´s Knot:
Ha demostrado ser siempre la más popular entre las jóvenes de la realeza británica, incluídas la Princesa Diana de Gales y la Duquesa Catalina de Cambridge. Esta pieza fue encargada por la Reina Mary en 1913 y luego fue heredada por la Reina Elizabeth.
En su forma original esta tiara presentaba una silueta de perlas tomadas de la Tiara de las Niñas de Gran Bretaña.

Conjunto nupcial de diamantes de la Reina Alexandra:
El día de su boda en 1862, la reina Alexandra de Dinamarca llevaba una exquisita tiara de diamantes blancos que le regaló su futuro esposo Eduardo VII. La tiara fue diseñada como un reflejo de su amor y presentaba tres filas de diamantes a lo largo de la base con motivos de flor de lis. La reina Alexandra usó esto junto con un broche, un collar y unos aretes complementarios hechos con diamantes y perlas más grandes, que lamentablemente son las únicas piezas que sobrevivieron hoy.

Tiara de rubíes birmana de la Reina Elizabeth:
La tiara de rubíes birmana de la reina es quizás una de las piezas más simbólicas y personales creadas para Su Alteza Real. Los 96 rubíes montados en la tiara se entregaron originalmente a la Reina como un regalo de bodas del pueblo de Birmania, como un símbolo de protección contra la enfermedad y el mal. Incluye diamantes y rubíes con hermosos motivos de rosas inspirados en el símbolo de Gran Bretaña, la rosa Tudor. Hoy en día, este diseño tan querido inspira la colección contemporánea Tudor Rose de House of Garrard, que recuerda la artesanía más exquisita de los últimos años.

Piezas atemporales atesoradas por generaciones:
La Casa de Garrard ha estado elaborando exquisitas joyas de lujo durante más de 280 años y es titular de la Royal Warrant. Su larga relación con la familia real se refleja en la rica tradición y la increíble artesanía que se incluye en cada pieza que crea. 

Reseñas

No hay reseñas de clientes en este momento.

Escribe tu opinión

La joyería detrás de las historias de amor de la realeza

La joyería detrás de las historias de amor de la realeza

En sus casi 300 años de existencia la Casa Garrard ha creado algunas de las joyas más exquisitas de la familia real inglesa. Desde 1735 esta casa ha mantenido una estrecha relación con los miembros de la realeza británica.
Convertido en el joyero oficial de la corona desde 1843 se le ha confiado la creación de elegantes piezas para las ocasiones más románticas de la familia.

Desde el fabuloso diamante de la boda de la reina Alexandra de Dinamarca hasta el broche de zafiro de la reina Victoria, estas maravillosas piezas se han transmitido de generación en generación. Basados en su importancia y su belleza atemporal continúan inspirando las colecciones contemporáneas de esta casa. 

A continuación detallamos algunas de esas historias.... seguir leyendo......

Path: > > La joyería detrás de las historias de amor de la realeza

30 productos de la misma categoría: